¿Alguna consulta?
Si un alimento no es bueno para ti, tampoco lo es para tus hijos

Tenemos tan claro que esas galletitas ultraprocesadas tan apetecibles no nos hacen ningún bien y sin embargo ¿por qué no dudamos en tenerlas en la despensa para los niños?

Tan esencial es para nosotros como para ellos vigilar la alimentación. Los nutrientes que poseen los diferentes alimentos son nuestra gasolina diaria.

Cuando les damos alimentos ultraprocesados no solo estamos perjudicando su salud, sino acostumbrándoles a unos hábitos poco saludables para su futuro.

¿Crees que tu hijo estudiará igual de bien si come unas galletas con azúcar y harinas refinadas o un tupper con queso, nueces y uvas?

Lo que un alimento nos aporta depende más de su contenido nutricional que de la cantidad de calorías. Procura que sus alimentos, al igual que los tuyos, sean equilibrados. No te obsesiones con los hidratos de carbono y, sobre todo, que su aporte no sea a través de bollería industrial

Los hidratos de carbono les aportan la energía, que no les falten la pasta, el pan… y si son integrales mejor. Recuerda si son buenas para ti, también lo son para ellos.

Las proteínas son los “ladrillos” de su cuerpo. En esta etapa son fundamentales para garantizar un buen crecimiento. Que no les falte la carne, el pescado, los huevos y las legumbres.

Las grasas, tan demonizadas pero tan necesarias. Para los niños son una importante fuente de energía e imprescindibles en multitud de procesos necesarios para su crecimiento. Asegúrate que tomen más grasa insaturada, como la procedente del aceite de oliva. (Igual que para ti ¿recuerdas?)

Por ello, es importante ser muy selectivo con aquello que les damos y más si van a hacer un esfuerzo extra físico y mental, como es el colegio.

Te traemos algunos almuerzos saludables para esas medias mañanas tan deseadas por tus hijos.

Ideas de desayunos saludables para llevar al colegio

¡Comenzamos!

  • Yogur natural, trocitos de frutas y nueces.
  • Fruta cortada y un puñado de frutos secos.
  • Pieza de fruta entera 
  • Queso con uvas y frutos secos.
  • Onza de chocolate por encima del 75% y fruta.
  • Bocadillo de pan integral con: tortilla francesa, queso fresco con salmón, queso, crema de frutos secos sin azúcar, pollo, jamón ibérico y tomate…
  • Batidos de frutas.
  • Galletas caseras de plátano y avena.

Como ya habréis comprobado, los frutos secos son un snack genial para llevar al colegio, sobre todo las nueces, por su gran contenido en vitamina E y B6, ácidos grasos omega-3 y omega-6 (grasas insaturadas) y antioxidantes, que harán que rindan mucho mejor a la hora de atender y estudiar.

Pero Es preferible que no los incluyas si tus hijos son muy pequeños para evitar accidentes y, por supuesto, asegurarte antes de que no son alérgicos a ninguno de ellos.

¿Y para beber?

Agua. Nuestro cerebro está compuesto por encima de un 70% de agua. Por lo tanto, es lo que más va a necesitar si está haciendo un gasto mayor durante un tiempo determinado.

Zumos no, pero batidos caseros sí. Los zumos no son más que azúcar. Al hacerlos, les quitamos toda la pulpa y, por ende, la fibra, liberándolo así de aquello que puede evitar grandes picos de insulina. Por tanto, tu hijo recibirá un chute de azúcar, que bajará en la misma intensidad que entró en su cuerpo, provocando cansancio y poca atención a las clases.

Así que la mejor opción siempre será el agua.

Esperamos que estos tips os hayan servido de ayuda.

Y recuerda, ¡no buscamos llenarles! Es preferible hacerles almuerzos ligeros que les nutran y les ayuden a pasar el hambre hasta la hora de comer.

Comentarios (0)

Product added to wishlist
Product added to compare.